Experiencias de una mamá con diabetes

Todo aquél que tiene diabetes o que cuida de alguien con diabetes, sabe que esta condición es un juego de números: contar carbohidratos (buenos y malos), glicemias buenas o malas, hiperglicemias e hipoglicemias, relación insulina carbohidratos, etc…

Hace ocho años que parte de mi vida se convirtió en este juego de números. Al principio sólo me guiaba por las instrucciones de nuestra doctora, pues funcionábamos en base a una escala que ella nos había dado. Luego se fue complicando un poco más cuando introdujimos en la dieta de Thay el conteo de carbohidratos. La cosa se puso peliaguda. Aprendí que cada persona  es distinta por lo tanto sus requerimientos de insulina también lo son; aprendí a contar carbohidratos y a calcular porciones. Pero todo tiene que ver con los números, números buenos y números malos. Qué verdadero dolor de cabeza.

Cuando todo parece que está encaminado o por lo menos, aparentemente controlado, zas, ahí te viene tu tropiezo nuevamente. Hace más o menos un mes que no logro meter en cintura los números de mi Thay. Pareciera que todo lo que veo últimamente son números rojos (así me los pinta el software de One Touch). Los niveles de estrés en el colegio definitivamente la están afectando y en consecuencia también está afectando su rendimiento escolar. Esto para mí, como mamá, es altamente frustrante porque me debato entre dejar que ella vaya tomando poco a poco el control de su condición o volverme en la policía de los números: “¿En cuánto estás?, ¿por qué estás tan alta?, ¿qué te comiste?, ¿por qué se te bajó?, seguro que te pasaste insulina de más” y un sinfín de preguntas más que a cualquiera podrían volver loco, ni se diga a una adolescente de 16 años que está segura de ser invencible y que nadie ni nada (diabetes incluida) la va a parar.

Siempre he tratado de resolver por mi cuenta. Hago los ajustes que creo necesarios a su bomba de insulina, pero hoy me doy por vencida, esta vez creo que sola no puedo. Voy saliendo con mi muchacha a hacerle los exámenes de laboratorio y a pedir cita con su doctora para que me saque de este atolladero que me tiene con la cabeza loca por no poder dar con la respuesta a tanta inestabilidad y a su vez con sentimiento de culpa por no haber tirado la toalla antes.

Los dejo por ahora

Anuncios

Comentarios en: "Es un juego de números" (1)

  1. Graciela Aprea dijo:

    Muy bueno. Le recomendé tu blog a una amiga que vive en Caracas que tiene un hijo diabético. Lo diagnosticaron a los 23 años. Debe andar por los 30 ahorita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: