Experiencias de una mamá con diabetes

UNA GOTANo todos los diagnósticos de diabetes tipo 1 son iguales. Para nosotros, todo comenzó el 10 de marzo de 2003, fecha que permanece indeleble en mi mente, pues fue el día que diagnosticaron a mi hija diabetes tipo 1.

Ella venía sintiéndose mal y presentando los típicos síntomas de la diabetes: Cansancio, irritabilidad, exceso de sed, de hambre, de ganas de orinar; síntomas que por un motivo u otro uno no les da la importancia debida o que los achacas a cualquier otra cosa. Pero teniendo una hija muy sana que nunca se enfermaba, una niña de buen carácter y sumamente activa, me preocupó que un día me llamaran del colegio para decirme que ella no se sentía bien.

Fui a buscarla al colegio y me contó que estaba mareada. Llegamos a la casa y después de almorzar ya me dijo que se sentía bien. El resto de la tarde transcurrió con normalidad, salvo que ella estaba bastante irritable, había unos inexplicables cambios de humor. A la mañana siguiente cuando nos disponíamos a ir al colegio, me volvió a decir que estaba mareada y que por qué mejor no íbamos donde José (su pediatra). Entre una y otra cosa, mi esposo me comentó que la noche anterior ella se había tomado una jarra de agua, y en ese momento pensé: “Dios, esto parece diabetes”. No sabría decir por qué, pero eso fue lo primero que cruzó mi mente. Supongo que intuición de mamá.

Fuimos al pediatra y después de que ella, con sus escasos ocho años, le dijera qué era lo que estaba sintiendo, yo le pedí que por favor le hiciera una prueba de glucosa en orina y en sangre, pues yo pensaba que era diabetes. El pediatra me preguntó por qué y le comenté que mi mamá vivía con diabetes tipo 2 desde hace muchos años y unos de los síntomas que yo recordaba antes de su diagnóstico era la sed desesperada.

Afortunadamente, el pediatra hizo caso de mi preocupación y no intentó disuadirme de que fuera otra cosa y le practicó los exámenes de sangre y orina. Las pruebas resultaron positivas. Su glicemia estaba en 520 y presentaba cinco cruces de cuerpos cetónicos.

Lamentablemente, en todos los casos no es así. Muchos médicos confunden los síntomas de la diabetes con cualquier cosa: virus estomacales, gripes, infecciones urinarias y pare de contar. Últimamente hemos sabido de casos de diabetes mal diagnosticados o diagnosticados de forma tardía y que le han costado la vida de esos pacientes.

Es importante que sepamos que la falta de insulina lleva a una cetoacidosis diabética que puede desarrollarse, a veces, en 24 horas.  Estos son síntomas de la diabetes y pueden ser fatales si no se tratan a tiempo:

  • Sed excesiva
  • Micciones frecuentes (incluso mojar la cama)
  • Náuseas y vómitos
  • Hambre extrema
  • Pérdida de peso sin motivo aparente
  • Irritabilidad y cambios de humor
  • Visión borrosa
  • Dolor abdominal
  • Debilidad o fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Aliento con olor a frutas
  • Letargo
  • Confusión
  • Pérdida de conciencia

Si tú o algún ser querido está presentando estos síntomas, acude a tu médico o pídele que visite a su médico y que exija un despistaje de diabetes, con una gotita de sangre basta.

Vamos a educarnos y eduquemos a las personas sobre los síntomas de la diabetes tipo 1.

Es primordial y vital conocerlos y reconocerlos a tiempo

A continuación les dejo las opiniones de otros colegas del colectivo #DiabetesLA

Mila

Mariana

Tanya

Anuncios

Comentarios en: "Una gota de sangre basta…" (3)

  1. Buen escrito, cada vez somos más los que tenemos diabetes y hay que estar atentos. Un saludo!

    Me gusta

  2. Mireya Galindo dijo:

    Arnol FernandoToro: Venezuela-46 años insulinodependiente. Encantado de poder compartir CASI MEDIO SIGLO DE VIDA CON MI DIABETES. ; En base a mi experiencia, vivencia y formación y de autoreconocimiento de la evolución de mi diabetes durante estos años, y que lo he compartido N veces con médicos y pacientes es preocupante que muchos niños y jóvenes en su etapa inicial, no son adecuada y progresivamente formados y encaminados en el manejo de su diabetes por parte de sus médicos.
    Cual es la calidad de vida un niño/joven que debe medirse la glicemia 8 veces e inyectarse 4 veces al día con dos tipos de insulina? Me permito opinar que este tipo de tratamiento es literalmente académico y terapèutico, del “librito” , tomando en cuenta solo resultados físicos medidos y partiendo de variables fija como el peso del paciente, sin tomar en cuenta la parte emocional del paciente, la calidad de vida que debe manejar, la actividad física, la dieta (caloriasxdia).
    Pareciera que la meta para su paciente DT1 es restablecer al valor de glucosa (80-120) en el rango que tiene una persona normal, lo cual en la mayoría de loscasos es imposible mantenerlo durante el día, Esto conduce a un STRESS emocional diario,una lucha interna para mantener una logística y atención a una medición y tratamiento excesivo, dejando a un lado una vida normal y desarrollando una baja autoestima, tendiencia a la inactividad y reforzar el “NO SIRVO PARA NADA”, “NO PODRÉ”; “NO PUEDO” “NO DEBO”, esto me lo manifiestan muchas personas que tiene este ritmo de vida impuesto, obligado por un tratamiento que pudiera ser flexible y evaluativo de nuevos esquemas y superando etapas de tratamiento y FOMENTANDO EL AUTOCONTROL personal, el CONOCETE, el PRUEBATE, y EL SUPERATE, saber vivir con su diabetes, lograr la independencia en su manejo.
    En mis 46 años de diabético Tipo 1, he tenido solo 2 médicos, el que atendió inicialmente después del coma diabético a los 17 años y me mantuvo 8 años en mi formación para lograr independencia y autocontrol y luego el segundo (por 1 año hace 15 años), muy proactivo en la misma linea del primero. AMBOS influyeron en mi decisión de VIVIR DÍA A DÍA por el resto de mi VIDA con CALIDAD, en vencer el miedo y temor temprano y que mi entorno no me considerará un enfermo ni sentirme como tal, superar toda deseperanza primaria, me ayudaron a ASUMIR mi nueva vida con MI DIABETES y que esta no me rebasara, logré graduarme de ingeniero, casarme, tener hijos, dedicarme a la música como hobbie, viajar y aún sigo activo, pese a sufrir y vencer enfermedades endémicas que me han limitado un poco a nivel muscular(Paludismo, chikungunya, zika) .
    Mi opinión, basado en mi vivencia y experiencia, es solo una critica constructiva y compartida siempre como tema, hacia ese sector de la parte asistencial que maneja la parte clínica de la diabetes bajo un valor estrictamente cuantificable, que no percibe ni valora el efecto emocional en el manejo de la diabetes, que limita el crecimiento y desarrollo del conocimiento del paciente en su etapa inicial y que marcará el tipo de manejo de su proceso y los invito a acercarse más a su paciente, a escucharlo, a reforzar su autocontrol y que compartan el éxito de lograrlo juntos como paciente-médico.

    Siempre a la orden para compartir

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: