Experiencias de una mamá con diabetes

Entradas etiquetadas como ‘día a día’

LA PROTAGONISTA DE MI HISTORIA

Como ya saben, tengo una hija adolescente con diabetes tipo 1.

Hoy decidí hacerle una pequeña entrevista para compartirla con ustedes desde su punto de vista.

Nombre, edad, fecha de Dx y dónde vives

Me llamo Thaylu Rojas, tengo  18 años. Fui diagnosticada el 10 de marzo 2003 y vivo en  Caracas – Venezuela

¿Qué recuerdas de tu diagnóstico?

Estaba sentada en la cocina y me sentía mal y le pedí a mi mamá que me llevara al médico porque ya tenía mucho tiempo sintiéndome mal;  llegamos a la consulta y me hicieron unos exámenes de sangre y cuando el doctor llegó me dijo que tenía diabetes. Yo no sabía qué era eso y lo primero que pregunté era si me iba a morir. Después me hospitalizaron y pase 3 días en la clínica donde aprendí a medirme el azúcar y a inyectarme.

Cuéntanos un poco sobre tu rutina diaria

Mi rutina diaria se basa en medirme el azúcar varias veces al día, calcular carbohidratos y pasarme el bolo de  insulina con la bomba cada vez que voy a comer. Como tengo una bomba de insulina tengo que cambiarme el catéter cada 3 días y rellenar el reservorio cada vez que se termine.

¿La diabetes ha representado o representa algún impedimento para ti?

No, la diabetes no representa un impedimento para mí. Solo hay que saber cómo manejarla y controlarla en cada situación que te presenta tu día a día.

¿Pasaste o estás pasando por una fase de rebeldía contra la diabetes? Cuéntanos.

Sí, pase por una fase de rebeldía cuando estaba en 7mo grado. No me quería inyectar ni medir el azúcar. Me dio una cetoacidosis y me tuvieron que hospitalizar para estabilizarme otra vez.

Cuéntanos cuáles son tus mayores retos y logros con respecto a la diabetes

El mayor reto es aprender a controlarse bien la diabetes. Es complicado, ya que tu cuerpo está en un constante cambio, hay hormonas involucradas. Y también cuando eres adolecente, hay mucha presión social que te rodea. Mi mayor logro es poder controlarme siempre bajo cualquier circunstancia.

¿Qué es lo que más te molesta de vivir con diabetes?

Lo que más me molesta de vivir con diabetes es tener que estarme cuidando todo el tiempo. Midiéndome, pasándome insulina, cambiándome el catéter o llenando el reservorio. Saber que aunque tenga muchas ganas de comerme algo, hay momentos donde no lo puedo hacer.

¿Cómo influyen tus amistades en tu día a día? ¿Te apoyan, te cuidan, se preocupan por ti?

Mis amistades son un gran apoyo para mí, siempre se están preocupando y me cuidan cada vez que me pasa algo. Ya todas están, por decirlo de una manera, entrenadas y saben cómo reaccionar ante cada situación.

¿Cuál es la importancia del apoyo que recibes de tu grupo familiar: padres, hermanos, tíos, primos, etc?

Para mí es muy importante el apoyo que recibo de mi familia porque no me hace sentir que estoy sola con esto.

¿Qué le dirías a otros adolescentes que, como tú, viven con diabetes?

Les diría que aprendan a conocer su cuerpo y cómo reacciona ante las diferentes situaciones. Y después de que ya saben cómo reacciona, trabajar alrededor de eso para poder hacer todas las cosas que quieran hacer.

¿Algo más que quieras añadir?

La diabetes no es una enfermedad, es una condición de vida la cual se puede controlar y se puede vivir sin ningún problema.

Debo añadir que mi pequeña (siempre va a ser mi pequeña) es mi heroína. Diagnosticada a los 8 años, ya tiene más de la mitad de su vida viviendo con la diabetes. Tener que enfrentarse día a día con esta condición que hasta ahora no tiene cura sin quejarse, sin dejarse amilanar por los altibajos de la misma, es algo que requiere de mucha fortaleza. Los niños diagnosticados con enfermedades crónicas a tempranas edades tienden a madurar antes.

Le doy gracias a Dios por permitirme estar educada con respecto a la diabetes y poder brindarle a mi hija las herramientas que han hecho de ella una adolescente independiente que no permite que la diabetes interfiera con sus planes de vida.

A los padres de niños con diabetes, quienes al igual que yo, tenemos que enfrentar día a día esta condición, les digo que la educación es la clave primordial para ayudar a nuestros hijos con esta condición que les presentó la vida. Hijos educados y controlados, serán adultos controlados y responsables con su condición.

A %d blogueros les gusta esto: