Experiencias de una mamá con diabetes

Entradas etiquetadas como ‘#DMD’

DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES ¿Tenemos algo qué celebrar?

DMD Modified

Hoy es 14 de noviembre, día en que la comunidad mundial de personas que viven y conviven con la diabetes celebra el Día Mundial de la Diabetes. ¿Por qué esta fecha? Porque es el día del natalicio de Frederick Grant Banting, el genio que, junto a Charles Best, descubrió la insulina que mantiene vivos a todos aquellos que viven con diabetes tipo 1, y algunos tipo 2. Eso fue hace muchos años, 94 para ser exactos. Y bien pudiera pensar uno que tantos años después y con tantos adelantos de la ciencia, no habría persona con diabetes en este mundo que no tuviera acceso a esta preciada hormona llamada insulina. Lamentablemente, la aplastante realidad es otra. En países muy pobres la expectativa de vida de un niño diagnosticado con diabetes tipo 1 es de muy pocos años (si acaso); estos niños mueren debido a las complicaciones por falta de insulina y tratamiento adecuado. Pero no solo en los países muy pobres no hay acceso a la insulina y a los insumos respectivos para tratar esta condición, aquí mismo, en Venezuela, un país rico en recursos naturales, productor de petróleo por excelencia, que durante años experimentó una bonanza con el precio del crudo por encima de $100, hay una escasez galopante de insumos para tratar la diabetes. Día a día los pacientes viven las penurias de peregrinar de farmacia en farmacia para adquirir análogos de insulina, tiras reactivas para medir glicemias, tiras para medir cuerpos cetónicos en sangre u orina, o Glucagon para el tratamiento de hipoglicemias severas. Y es que con tanto dinero que ha entrado en este país por concepto de renta petrolera, los importadores de insumos no tienen acceso a las divisas controladas por el gobierno, para quien es más importante comprar aviones y juguetes bélicos o cualquier otra banalidad que se le ocurra, que ocuparse de la salud de los venezolanos cualquiera sea la patología que los afecta.

La constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 83 garantiza el derecho a la salud.

Artículo 83.

La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar activamente en su promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República.

Pero si vamos a la práctica, ¿qué está recibiendo en realidad la población venezolana? Salvo que se tenga la fortuna de contar con una póliza de seguros privada y de poder contar con atención hospitalaria privada, la realidad es triste y abrumadora. El sistema público de salud no garantiza educación en diabetes (¿la ofrece?), factor primordial en el tratamiento de esta condición crónica, pues después de ver a tu médico, estás por tu cuenta, manejando tú mismo tu condición hasta la próxima visita al endocrino en 3 o 4 meses. Un paciente educado, es un paciente empoderado, que está en capacidad de resolver cualquier escollo que se le pueda presentar; pero una vez más, el sistema de salud pública no ofrece este tipo de servicios. Y si hablamos de tiras reactivas e insulinas, pues el panorama es absolutamente desolador. Los hospitales públicos no cuentan ni con insumos ni con recursos para atender a la población de personas con diabetes del país. Están ofreciendo insulinas NPH y Cristalina, y unas tiras reactivas cubanas, que al parecer están vencidas. ¿Es en serio? Habiendo análogos de insulina que brindan un control óptimo, ¿por qué ofrecen algo de tan menor eficacia? En cuanto a las tiras reactivas que también están desaparecidas de los anaqueles de las farmacias y que son esenciales para un buen control, pues un paciente puede usar entre 4 y 10 tiras por día, dependiendo de qué tan estricto es el control que llevan, resulta que el sistema público de salud ofrece unas tiras a las que, hasta donde tengo conocimiento, no se les ha hecho un estudio de precisión en cuanto a los valores que arrojan. Sé de gente que las ha usado y la diferencia entre una medición con un glucómetro conocido y estos tapa amarilla es de hasta  más o menos 200 mg/dl; cualquier persona que viva con diabetes sabe el peligro que representa aplicarse o dejar de aplicarse una dosis de insulina basados en un resultado con una variación tan grande. Ah, y por favor, no nos digan que la fecha de vencimiento es algo que ponen por poner. No insulten nuestra inteligencia.

En mi país todo es complicado. Para recibir donativo de instituciones como Insulin For Life, se necesita tramitar un permiso sanitario, y ya se imaginan el trámite burocrático que eso representa.

En Venezuela todo es tan complicado que algo tan sencillo como recibir un remplazo de una bomba de insulina que se dañó y aún está bajo garantía puede tardar de 3 a 4 meses, algo que en cualquier otra parte del mundo se resuelve en un máximo de 48 a 72 horas, otra vez gracias a la burocracia imperante en el país.

Así que este año mi aporte para el Día Mundial de la Diabetes no es para celebrar, sino para reclamar y exigir los derechos de todas aquellas personas que viven con diabetes en Venezuela que no tienen acceso oportuno a su tratamiento.

De qué sirve iluminar un monumento, hacer una caminata, soltar unos lindos globos azules y hacer un Círculo Azul humano, si tienes a una población que vive con esta condición crónica preocupada y angustiada porque no sabe si cuando vaya a buscar alguno de los insumos que necesita lo va a conseguir. ¿De qué sirven esas actividades si cada día se diagnostican niños, adolescentes o adultos y el médico no puede indicarles un tratamiento adecuado porque no hay tiras o insulinas?

Este año no tengo nada que celebrar. Este año siento una tristeza inmensa por el futuro de las personas que viven y conviven con la diabetes en mi país, porque enfrentan un futuro verdaderamente incierto.

Aquí les comparto otras opiniones con respecto al Día Mundial de la Diabetes – 2015

Mila – Jaime, mi dulce guerrero

http://jaime-dulceguerrero.com/el-dia-mundial-de-la-diabetes-que-no-conmemorare-mi-carta-a-la-fid/

Mariana – Dulcesitos para mí

http://www.dulcesitosparami.blogspot.mx/2015/11/el-dia-mundial-de-la-diabetes-mis.html

Carolina – Blog Diabético Tipo 1

http://blogdiabeticotipo1.blogspot.com.co/2015/11/menos-simbologia-y-mas-accion-en-el-dia.html

Tanya – Sugar Free Kids

http://sugarfreekidspr.org/que-celebramos-el-dia-mundial-de-la-diabetes-wdd/

Anuncios

Celebremos el Día Mundial de la Diabetes

IMG_4880Hoy 14 de noviembre es una fecha especial para todos aquellos que un modo u otro hemos sido tocados por la diabetes y para mí es una fecha para celebrar y agradecer. Celebro y agradezco que el Dr. Frederick Grant Banting descubriera ese milagroso líquido transparente  que mantiene con vida y sana a mi hija y a muchas, pero muchas personas en todo el mundo. Celebro y agradezco que haya tenido la oportunidad de aprender y educarme en cuanta forma me ha sido posible para poder manejar su condición, así como el poder compartir mis experiencias con otras personas que día a día conviven con la diabetes. Celebro y agradezco que, gracias a la diabetes, he podido conocer a personas, muchas de ellas de forma virtual, con quienes me relaciono a diario y nos retroalimentamos con nuestras experiencias comunes y aprendemos las unas de las otras.

Sé que muchos pensarán que no hay nada que celebrar ni agradecer, pero es que yo opté por ver las cosas con una mirada positiva. Pienso, sinceramente, que el manejo de la diabetes se hace menos pesado si no dejamos que las situaciones nos agobien. No todo es fácil ni color de rosa, todo lo contrario: la diabetes representa un mundo de retos, pero con educación, dedicación y un poco de terquedad podemos superar los escollos.

En el mundo de la diabetes darse por vencido no es una opción, pues las consecuencias serían de lamentar.

Pero hoy es un día de celebraciones y agradecimientos. Celebro el descubrimiento de la insulina, celebro la vida de mi hija, que todos los días me demuestra que la diabetes no la limita. También agradezco infinitamente a todas aquellas personas e instituciones que día a día trabajan para buscar una cura para esta condición que afecta a millones de personas en el mundo entero, así como a aquellas mentes brillantes que con sus logros tecnológicos hacen la vida de tanta gente más llevadera.

Agradezco a todas las personas que ponen su granito de arena, en la medida de sus posibilidades, por ayudar a que otros aprendan y se eduquen en el manejo de su diabetes o simplemente para apoyarlos y hacerles saber que no estamos solos

Finalmente agradezco mi familia y a mis amigas virtuales y las presenciales por siempre estar ahí para apoyarnos, reírnos, llorar y celebrar los logros de nuestros hijos.

 Unidos por la diabetes dentro de ese gran círculo azul, protejamos nuestro futuro.

Día Mundial de la Diabetes “Gracias, Dr. Banting”

Hoy 14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes (DMD). Es la campaña de concienciación más importante del mundo. Se instauró en 1991 por la Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud.

Cada año el Día Mundial de la Diabetes presenta un tema elegido por la Federación Internacional de Diabetes el cual se centra en distintos aspectos relacionados con la comunidad internacional de la diabetes.

Se conmemora en homenaje a Frederik Grant Banting, quien nació el 14 de noviembre de 1891. Este gran fisiólogo, junto con Charles Best, logró aislar por primera vez la insulina en 1922. Gracias a este hallazgo la diabetes pasó de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad controlable.

La diabetes es una enfermedad en la que el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente. La insulina es la hormona necesaria para transformar el azúcar, los hidratos de carbono y otros alimentos en la energía que necesitamos para nuestra vida cotidiana. Como resultado, una persona con diabetes no absorbe la glucosa adecuadamente, de modo que ésta queda circulando en la sangre y dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro causa complicaciones para la salud potencialmente letales.

La campaña para los años 2009-2013 es Diabetes Educación y Prevención.

Como hasta ahora no existe una cura para la diabetes, es de vital importancia que aquellos quienes la padecen y su entorno estén educados sobre la misma para así mantenerla bajo control.

Edúcate, concientízate y empodérate. Esa es la clave para mantener la diabetes bajo control.

Una diabetes controlada es igual a un futuro sin complicaciones.

PROTEJAMOS NUESTRO FUTURO

A %d blogueros les gusta esto: