Experiencias de una mamá con diabetes

Entradas etiquetadas como ‘#edúcate’

Eduquemos a nuestros hijos para ser independientes

Hace unos años ya, escribí un post sobre si uno como padre sabría reconocer cuándo era el momento oportuno para soltar las riendas a su hijo para que vaya ocupándose de su condición. Ya hace cuatro años de ese escrito, pero recientemente he visto mucha actividad en las redes sobre la responsabilidad que tienen o pudieran tener los niños o adolescentes en el manejo de su condición.

La educación en diabetes es fundamental a la hora de esta toma de decisiones, pero del mismo modo pienso, y es mi opinión muy particular, que así como nuestros hijos tienen responsabilidades en casa que deben cumplir, del mismo modo ocurre con la diabetes. Claro está que todo depende de su edad y su nivel de madurez, pero nosotros como padres estamos en la obligación de criarlos para ser independientes, pues tarde o temprano nuestros hijos abrirán sus alas y echarán a volar. Si en casa tienen tareas asignadas que deben cumplir o habrá consecuencias, con la diabetes debería ocurrir lo mismo. Si tenemos un hijo adolescente, es su responsabilidad hacerse sus mediciones cuando corresponde y aplicarse del mismo modo el tratamiento. Si él o ella, por rebeldía o por algún motivo decide que no va a cumplir con su parte de la tarea, esto debe traer algún tipo de consecuencias, “suspensión de garantías” lo llamamos en mi casa. Ojo, no estoy diciendo que la carga de responsabilidad debería recaer únicamente sobre el adolescente; pienso que hasta cierta edad es una responsabilidad compartida entre los padres y el hijo o hija que vive con diabetes y que cada día hay que ir delegando mayores responsabilidades, siempre bajo nuestro ojo vigilante, para que ellos vayan manejando su condición y tomando decisiones que, a veces pudieran ser acertadas y a veces no, pero que sepan que nosotros estamos allí para echarles una mano.

Debemos ser coherentes con lo que predicamos. Si insistimos y repetimos a diario que la diabetes no es una limitante para el logro de los propósitos de nuestros hijos y la consecución de sus sueños y metas, puertas adentro (en casa) debemos hacer exactamente lo mismo: educarlos para que tengan las herramientas necesarias para tomar el control de su condición. Ser permisivos de vez en cuando está bien, pero ser permisivos todo el tiempo y permitir que nuestros hijos dependan únicamente de nosotros está muy, pero que muy mal. La vida es más corta de lo que creemos y puede cambiar drásticamente de un instante a otro. Hoy estamos y en un rato puede que no. Y si no imponemos reglas claras del juego mientras nuestros hijos estén bajo nuestro techo y les resolvamos todos sus problemas, lamentablemente estaremos criando a unos niños incapacitados y cuando salgan al mundo real y deban tomar decisiones con respecto a su salud y a su vida, estarán absolutamente perdidos.

La diabetes es una carrera de larga distancia y para llegar a la meta hay que tomar acciones tempranas. Eduquemos a nuestros hijos para que lleguen a la meta que se propongan.

Educación en Diabetes y su importancia para un buen control

EDUCACIONSi algo tengo que agradecer a doctora (endocrino) que nos atendió en el diagnóstico de mi hija, fue que de inmediato nos ubicó con una educadora en diabetes. Recalcó la importancia que tendría para nosotros estar educados en el manejo de esta condición que no descansa.

Recuerdo que aún estando en la clínica la educadora se ofreció para dar una charla a las compañeras de clase de mi hija para que cuando ella se reincorporara a sus actividades escolares, estas ya estuvieran al tanto de esta nueva condición que la acompañaría por el resto de su vida.

También tuvimos clases en casa, a veces todos (el grupo familiar) y a veces ella sola. El beneficio de estas clases fue invaluable. Mi hija se sentía segura y confiada de que ella podría manejar la diabetes mientras estaba en la escuela. Para nosotros era de suma importancia estar educados en cuanto a su condición, pues desde el principio nos propusimos que esto no iba a ser impedimento para que ella alcanzara sus metas.

Cuando nuestros hijos están pequeños, toda la responsabilidad de su tratamiento recae sobre nosotros los padres y la educación debería ser algo continuo. Como ya lo he dicho en muchas oportunidades, mi mayor fuente de información siempre ha sido internet, pero considero que un refrescamiento cada cierto tiempo también es importante.

Afortunadamente, en la era de la tecnología y de internet, existen muchos portales que ofrecen educación en diabetes; hay algunos que hasta otorgan certificados de los cursos en línea que dan y también hay educadores que dan asistencia remota.

¿Pero cuál es la realidad de los países latinoamericanos? ¿En todos los países ofrecen educación gratuita al paciente con diabetes? Pudiera aventurarme a decir que no, que el grueso de educación en diabetes se recibe por vía privada y por ende tiene un costo. Siendo la diabetes una condición permanente, que aún no tiene cura, y que requiere de un gasto mensual elevado, en aquellos casos donde no se cuenta con una obra social o seguro privado (otra vez me aventuro a decir que en la mayoría de los países los insumos para el tratamiento de la diabetes no están cubiertos), añadir a estos costos la educación en diabetes es casi que imposible. De allí que en muchas oportunidades encontramos casos padres que andan a la buena de Dios, sólo saben lo que se les dijo inicialmente. No se sienten en la capacidad de tomar alguna decisión con respecto al tratamiento de sus hijos. A veces esta misma falta de educación los lleva a caer en manos de los mercaderes de la salud que les ofrecen curas y tratamientos mágicos.

La retroalimentación entre pares es una ayuda increíble. En el chat en el que hago vida junto a muchas otras mamás, nos auxiliamos mutuamente. Hay cosas que nadie nos enseña, sino que simplemente se aprenden en el camino. La experiencia vivida por cada una de nosotras con nuestros hijos nos permite apoyar a quienes se están iniciando en este camino de la diabetes, y para todas es un apoyo moral saber que no estamos solas y que podemos contar las unas con las otras. Siempre hay alguien que ya pasó por lo que alguien está experimentando en un momento dado.

“La educación del paciente con DM1 es fundamental para un adecuado control de la enfermedad. El objetivo es capacitar al paciente para asumir el control de su enfermedad para ser autónomo, integrando el tratamiento en su vida cotidiana”. 1

“La educación diabetológica coloca a la persona con diabetes como protagonista de una intervención permanente que implica comunicarse con un equipo de atención en diebetes (allá en donde esto sea posible) y coordinar un plan de tratamiento. Los beneficios de la educación se amplían a toda la sociedad, ya que cuando las personas consiguen controlar su afección eficazmente, mejorar su salud y bienestar generales y, por lo tanto, reducir el riesgo de complicaciones también se reduce el gasto sanitario”.2

A continuación les dejo algunos portales donde pueden obtener información y educación en diabetes.

Eschoolapio http://eschoolapio.org/

Su misión es ayudar  a miles de personas, muy pronto millones, a mejorar su calidad de vida.

“Creemos que el acceso a la mejor educación es un derecho universal, y debe estar al alcance de cualquier persona, en cualquier lugar del mundo de manera gratuita”.

Educadies http://www.educadies.com/

Elena Sáinz, se dedica a la educación en diabetes (presencial en la Ciudad de México, o a distancia). Con 20 años de experiencia en el automanejo de su diabetes tipo 1, los 10 más recientes utilizando microinfusora de insulina.

Diabetes CIDI http://www.diabetes-cidi.org/

El CIDI, el Centro para la Innovación de la Diabetes Infantil, es uno de los primeros centros en Europa dedicado a la diabetes mellitus tipo 1 desde un enfoque integral, combinando la triple función de impulsar líneas de investigación destinadas a producir cambios significativos en esta enfermedad; mejorar la atención de los pacientes; y sensibilizar a la sociedad sobre la diabetes infantil. Se trata de una iniciativa que parte de las familias afectadas y que ha impulsado y desarrollado el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona y la Fundación para la Investigación y la Docencia Sant Joan de Déu, con el apoyo de la Obra Social “La Caixa”.

Para saber qué opinan los miembros del colectivo #DiabetesLA con respecto a este importante tema, visita los siguientes enlaces

Nora Ortega de Mi Dulce Vida con Diabetes

“Educadores en Diabetes”

Educadores en Diabetes

Carolina Zárate de Blog Diabético Tipo 1

“La Educación en diabetes también se debe clasificar”

https://blogdiabeticotipo1.blogspot.com.ar/2016/06/la-educacion-en-diabetes-tambien-se.html

Luana Alves de A Diabetes E Eu

Educação em diabetes ¿para que?

http://www.adiabeteseeu.com/2016/06/diabetesla-educacao-em-diabetes-para-que.html

Tanya Hernández de Fundación Sugar Free Kids

Proactividad y educación en diabetes

Proactividad y educación en diabetes

Mariana Gómez de ¡Dulcesitos para Mi!

Educadores en Diabetes ¿dónde están?

http://www.dulcesitosparami.com/2016/06/educadores-en-diabetes-donde-estan.html

Mila Ferrer de Jaime, Mi dulce Guerrero

La educación de diabetes tipo 1, ¿la exigimos o nos conformamos?

http://jaime-dulceguerrero.com/la-educacion-en-diabetes-tipo-1-la-exigimos-o-nos-conformamos/

Claudia Longo de Diabetes Bariloche

¿Es la Educación el gran pilar del tratamiento de la diabetes?

http://diabariloche.blogspot.com.ar/2016/06/es-la-educacion-el-gran-pilar-del.html

Viajeros Crónicos

Educación en diabetes 1: bomba de insulina

Educación en diabetes 1: bomba de insulina

1 http://www.guiasalud.es/egpc/diabetes_tipo1/completa/apartado05/educacion.html

2 Assal JP, Jacquemet S, Morel Y. The added value of therapy in diabetes: the education of patients for self-management of their disease. Metabolism 1997; 12 (Suppl 1): 61- 4.

NO A LAS CAMPAÑAS DE MIEDO

RODILLA TATA

¿Han visto estas campañas de terror donde presentan brazos, piernas, dedos todos gangrenados haciendo referencia a que el azúcar mata? La verdad es que me parecen horrendas. ¿Qué necesidad hay de apelar al miedo cuando es más fácil educar a las personas con respecto a la diabetes?

Como bien lo dijo Joslin: “La diabetes bien controlada es la primera causa de nada”.

Es mi opinión muy personal que las campañas de terror no rinden frutos, más bien son amarillistas y sensacionalistas, con un gran impacto visual. Es igual que cuando quieres asustar a los niños y para que se porten bien los amenazas con que ahí viene el coco, y la verdad es que los cambios de comportamiento se logran con refuerzos positivos, y estas campañas de terror están muy lejos de ser positivas. La meta tiene que ser educar a las personas para que hagan cambios en su alimentación y estilos de vida y tomen el control de su diabetes, pero, si la gente no está dispuesta hacer los cambios necesarios para controlar su condición al final vendrá las complicaciones.

Esta semana mis compañeros del colectivo #DiabetesLA queremos contrarrestar estas imágenes del terror presentando personas que tienen años viviendo con diabetes y están absolutamente sanas y sin complicaciones.

 La imagen que aprecian es la rodilla de mi hija de 21 años que vive con diabetes desde los 8 años. No presenta complicación alguna, pues su diabetes está bajo control.

 Una persona educada es una persona controlada.

 Edúcate y toma el control de tu condición para así evitar complicaciones a futuro.

Mi sistema de apoyo, mi equipo multidisciplinario

 

phontoCuando a tu hijo es diagnosticado con diabetes tipo 1, después de esa conmoción inicial, de los días en el hospital, de tener que absorber un sinfín de información en tiempo récord antes de que sea dado de alta, dependes inicialmente de tu endocrino, pero luego vas descubriendo que necesitas la ayuda de otros especialistas. Un educador en diabetes, eso es primordial, también se necesita de un nutricionista que te dé las pautas necesarias a seguir en la alimentación adecuada de tu hijo; un oftalmólogo para los chequeos anuales de la vista y bueno, si surgen otras complicaciones, cada uno de los especialistas para tratar cada caso que se presente.

Pero a esos especialistas los vemos a algunos una vez al año, y a otros cada tres o cuatro meses ¿y qué pasa el resto del tiempo? ¿En quién o quiénes nos apoyamos para que aligerar la carga de tener que lidiar con esta exigente condición crónica que en ocasiones nos consume?

Para mí el más importante es el núcleo familiar. Si no hay trabajo en equipo, la diabetes puede ser extremadamente agotadora. Cuando mi hija fue diagnosticada, me propuse que todos en mi familia (hermanos, sobrinos, familia extendida) estuvieran educados sobre el reto que se nos venía por delante. En cuanto más educados estuviéramos todos, más sencillo sería que ella se adaptara a su nueva condición.

Mis amigos cercanos: esos que siempre han estado allí en esta montaña rusa que se llama diabetes, que sin importar el momento, han estado dispuestos a echarnos una mano. Aprendieron todo lo que pudieron para que mi hija pudiera seguir llevando una vida normal, aprendieron a inyectar, hacer mediciones de glucemia, a saber qué hacer en caso de una hipoglucemia. Los más osados la invitaban a sus casas a pasar la noche o se la llevaban uno que otro fin de semana a la playa. Cómo no estar eternamente agradecida con ellos.

Y por último, pero igual de importante: la comunicación entre pares. No hay nada como tener a alguien que verdaderamente se pueda poner en tus zapatos y entender cualquier preocupación que podamos tener; eso es algo que no tiene precio. Poder retroalimentarme de la experiencia de otros padres es verdaderamente valioso. En nuestro chat de familias guerreras tenemos de todo un poco: madres de niños pequeños, de adolescentes y hay adultos. Y las experiencias y los aportes de cada uno de ellos son absolutamente enriquecedores.

La diabetes es igual jugar cualquier deporte, se necesita de un equipo multidisciplinario para poder tener éxito: entrenadores, preparadores físicos, compañeros de equipo, etc. Nadie puede pretender sobrevivir esta exigencia de 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año, sin la ayuda de otras personas.

Y aunque a veces me siento como el “pitcher, catcher y novio de la madrina”, siempre es bueno saber que cuento con sistema un de apoyo que complementa mi equipo multidisciplinario.

A continuación comparto los escritos de mis colegas del Colectivo #DiabetesLA

Mariana Gómez
 
Mila Ferrer
 
Paulina Gomez
 
Claudia Longo
 
Nora Ortega
 
 
Tanya Hernández
 
Carolina Zárate

La buena, la mala, la invisible

la buena la mala la invisible¿Sabe la gente que hay varios tipos de diabetes? La población que vive con diabetes tipo 1 representa, aproximadamente, un 10% con respecto al número total de personas que viven con esta condición. En su mayoría, aquellos que viven con diabetes tipo 1 son diagnosticados mientras son niños o adultos jóvenes.

Cuando uno hace una búsqueda en internet sobre la diabetes tipo 1, la información que se obtiene son unas pocas líneas y luego la misma se centra en la diabetes tipo 2. Esto es altamente frustrante porque, aunque compartan el mismo nombre, son condiciones distintas y por lo tanto su tratamiento también es distinto.

Esta falta de interés o de educación generalizada  es la que conlleva a que la gente piense que la diabetes tipo 1 se puede curar o revertir (ojo, la diabetes tipo 2 ni se cura ni se revierte; la diabetes tipo 2 se controla). Si me dieran un dólar por cada vez que alguien me habla o leo por ahí que tal o cual cosa cura o revierte la diabetes, tendría mucho dinero para ayudar a los menos afortunados que necesitan insumos para su control y no pueden hacerlo por falta de recursos.

Hace algún tiempo me conseguí con un amigo (médico traumatólogo) y mientras conversábamos salió el tema de la diabetes y le comenté que mi hija tenía diabetes tipo 1, y él me preguntó: “Esa es la mala, ¿verdad?” ¿EN SERIO? Si un médico es capaz de preguntar si la diabetes tipo 1 es la mala, pues estamos muy mal a nivel de educación diabetológica. Tuve que tragar grueso para no darle una mala respuesta (en aras de la amistad), y me tomé un rato para educarlo un poco y decirle que no hay ni buena ni mala y le hice saber la diferencia entre una y otra.

Y es que la mayoría de la información que hay disponible sobre la diabetes siempre termina siendo con respecto a la tipo 2; a veces siento que la diabetes tipo 1 es invisible. Poca gente la conoce y son pocos los sitios web especializados que brindan información extensiva al respecto, así que voy a aportar mi granito de arena para educar a quienes me leen sobre los tipos de Diabetes.

Diabetes tipo 1: Está causada por una reacción autoinmune en la que el sistema de defensa del cuerpo ataca las células productoras de insulina. Aún no se entiende la razón de esto. Las personas con diabetes tipo 1 producen muy poca o nada de insulina. Esta condición puede afectar a personas de cualquier edad, pero usualmente se desarrolla en niños y adultos jóvenes. Quienes viven con diabetes tipo 1 necesitan de inyecciones diarias de insulina para controlar los niveles de glucosa en sangre.

Diabetes tipo 2: Solían llamarla diabetes no-insulinodependiente o diabetes de adultos y representa un 90% de todos los casos de diabetes. Se caracteriza por la resistencia a la insulina y una relativa deficiencia de insulina, cualquiera de las dos puede estar presente al momento del diagnóstico. El diagnóstico de la diabetes tipo 2 puede pasar sin detección durante muchos años y, a menudo, el diagnóstico se da al presentarse una alteración en un examen de sangre o de orina de rutina. A menudo, pero no siempre, está asociada con el exceso de peso o la obesidad y que pueden causar resistencia a la insulina que conlleva a niveles elevados de glucosa. Las personas que viven con diabetes tipo 2 pueden manejar su condición a través de una dieta sana y ejercicio físico; sin embargo, la mayoría de las personas requieren medicamentos orales o insulina para controlarse.

Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son condiciones serias. No existe la diabetes leve. (Fuente: htpp://www.idf.org/ )

Como dije antes, la diabetes tipo 1 no puede prevenirse y ni se cura ni se revierte y necesita de insulina para controlar los niveles de glucosa en sangre. La diabetes tipo 2 se controla con una alimentación sana y ejercicio físico, pero si la persona vuelve a los malos hábitos, los síntomas que llevaron al diagnóstico volverán a aparecer.

Lo correcto y responsable es que quienes compartimos información sobre la diabetes dejemos clara la diferencia entre una y otra.

Las complicaciones… Es un tema complicado

imageVaya, vaya, este sí que es un tema delicado, especialmente porque no soy yo quien vive con diabetes sino mi hija que recién cumplió 21 años, o sea que legalmente es una adulta.

Creo que durante los primeros años luego de su diagnóstico ese no era un tema que me preocupara mucho, pues como llegué a comentar en algún momento, ella era la paciente perfecta y acataba todo lo que yo y su médico le decíamos al pie de la letra. Pero a medida que fue creciendo y entró en la difícil adolescencia, la palabra complicación se volvió en tema fijo cada vez que la sermoneaba porque no hacía lo indicado.

Los estudios indican que el mantener la diabetes con un control óptimo reduce de forma importante el riesgo de complicaciones.

El DCCT demuestra que la terapia intensiva es mejor que la convencional. Un valor de HbA1c del 7% redujo el riesgo de complicaciones de la vista, riñón y nervios a largo plazo en aproximadamente un 60% (Fuente: UCSF).

Como madre, el tema de las complicaciones es algo que siempre ronda mi mente. Sería muy fácil decir o pensar “Bueno, ella ya es una adulta y como tal le corresponde seguir y hacerse responsable de su tratamiento”, pero la verdad es que eso no es así. Los  padres y madres NUNCA dejamos  de preocuparnos por el bienestar de nuestros hijos.

Hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para garantizarle a nuestra hija el mejor tratamiento posible con la mejor tecnología, en la medida de nuestras posibilidades.  Me he educado y día a día busco fuentes de información fidedigna. Con satisfacción puedo decir que ella está muy pendiente de su tratamiento y veo cómo se preocupa cuando ve valores que están fuera de su meta establecida. No puedo garantizar que no presentará complicaciones más adelante, pero si los estudios no se equivocan, mantener un A1C y glucosas en rango y con poca variabilidad reducirán de forma importante alguna complicación.

Como padres es importante que estemos educados para de esta forma poder ayudar, apoyar y acompañar a nuestros hijos en el camino que les tocó vivir.

De curas y remedios mágicos

20140410-222210.jpg

Recuerdo claramente que el día del diagnóstico de mi hija su pediatra me dijo: “Tienes que estar pendiente, ahora van a venir personas que ni conoces a decirte que la diabetes se le va a curar con hierbas y brebajes o poniéndole la cáscara de la banana en la cabeza. No creas en nada de lo que digan. Hasta ahora no hay cura y solo con la insulina podrás controlar sus niveles de azúcar”. Muchas lunas y soles han pasado desde ese día y, ciertamente, han venido muchas personas con remedios y brebajes, incluso hasta decirme que se le quitaba cuando entrara en la pubertad.

Cada día veo con más asombro y preocupación la cantidad de comerciales y sitios web que promocionan una cura o prometen revertir la diabetes.
Si bien es cierto que existe un numeroso grupo de investigadores trabajando en finalmente dar con la cura para la diabetes, esa cura aún no llega.

Antes de comenzar a escribir esta entrada me tomé la molestia de hacer una búsqueda de “curas de la diabetes” y la cantidad de “hits” resultantes de la búsqueda es impresionante; mientras estaba escribiendo, alguien hizo me una mención en Twitter sobre un “experto” que dice que el 90% de los casos de diabetes se puede evitar. Asumo que habla de la DMT2 porque yo no hice nada para provocar la diabetes de mi hija con escasos 8 años de edad ni tampoco la puedo revertir. Lo que sí puedo hacer es educarme y valerme de la tecnología y de las herramientas actuales para lograr un buen control de sus valores.

La falta de educación y de diferenciación entre los tipos de diabetes: tipo 1 y tipo 2 lleva a la gente a creer que algunas hierbas o una dieta de moda y no sé cuantas cosas más pueden curar o revertir la diabetes. Una vez que se manifiestan los síntomas de esta condición crónica, no se cura. En el caso de la diabetes tipo 2, con una buena alimentación y ejercicio físico se pueden controlar los niveles de glicemia y por ende desaparecen los síntomas que llevaron al diagnóstico, pero esto no quiere decir que se haya curado; si se retoma la mala alimentación y el sedentarismo, reaparecerán los síntomas. No es lo mismo controlar que curar. En el caso de la tipo 1, también hay que cuidar la alimentación y ejercitarse, PERO requiere de insulina para mantener la glucosa en niveles normales.

Bajo ningún concepto arriesgaría la vida de mi hija suspendiendo el tratamiento intensificado con insulina por una hierba o dieta mágica que suprimiría el uso de esta hormona que la mantiene sana y con vida. Pero esa soy yo, que estoy bien clara en el curso de tratamiento a seguir en lo que a mi hija respecta. Sin embargo, hay quienes por ignorancia o desesperación, creen en dichos remedios y ponen en riesgo su salud e incluso su vida, o la vida de aquellos que están bajo su cuidado.

Seamos responsables con nuestra salud y con la de aquellos de quienes cuidamos. No nos dejemos engañar con la charlatanería y seamos inteligentes con la información que compartimos por las redes sociales. Quienes tenemos hijos que ya navegan en internet debemos estar pendientes de la información que leen. Es nuestro deber como padres conversar con ellos y hacerles entender que lo que está en juego es su salud y su vida si decidieran dejar su tratamiento y probar alguna de estas “curas”.

No creo en curas ni remedios mágicos. No tienen cabida en mi espacio.

Para saber lo que opina el colectivo de #DiabetesLA comparto sus nombres y respectivos enlaces.

Mila Ferrer.

http://jaime-dulceguerrero.com/podemos-revertir-la-diabetes-no-pero-si-podemos-revertir-la-ignorancia/
Tanya Hernández.

http://sugarfreekidspr.org/de-revertir-la-diabetes-y-otras-falacias/

Paulina Gómez.

http://paudulcemadre.blogspot.cl/2015/08/revertirladiabetes-cuando-alguien-le.html

Carolina Zárate.

http://blogdiabeticotipo1.blogspot.cl/2015/08/revertir-la-diabetes-la-diabetes-no.html 

Claudia Longo, Diabetes Bariloche.

http://diabariloche.blogspot.cl/2015/08/revertir-la-diabetes-un-deseo-ofrecido.html
Mariana Gómez.

http://www.dulcesitosparami.blogspot.mx/2015/08/revertir-la-diabetes-no-caigas.html

Elena Sáinz de la Maza.

http://www.educadies.com/2015/08/18/revertir-curar-o-tratar-diabetes/

Mark Barone.

http://tenhodiabetestipo1eagora.blogspot.cl/2015/08/diabetes-ainda-nao-tem-cura.html

Nora Ortega.

http://www.midulcevida.mx/psicologia-y-diabetes/revertir-la-diabetes-y-sus-implicaciones-psicologicas/

Imagen cortesía de Carolina Zárate @Carolina_tipo1

Imagen cortesía de Carolina Zárate @Carolina_tipo1

A %d blogueros les gusta esto: