Experiencias de una mamá con diabetes

Entradas etiquetadas como ‘#experiencias’

La Cetoacidosis Diabética

IMG_9963 (1)Hace mucho que no escribo, lo sé. La situación en mi país me tiene en modo negativo y siento que los agobio de tanto quejarme todo el tiempo. Pero hoy no me voy a quejar, voy a escribir sobre algo de los que todos los que viven con diabetes tipo 1, sus familiares, cuidadores y amigos deberían saber y reconocer.

A principios de esta semana mi hija se despertó sintiéndose mal. Su glicemia estaba por encima de su meta, pero no tanto como para preocuparse. Lo que nos alarmó fue que ella dijera que sentía síntomas de cetoacidosis, síntomas que ella ha aprendido a reconocer con el pasar del tiempo y, bueno, por la experiencia en carne propia. Hice un post en Instagram hablando de la cetoacidosis diabética. Me sorprendió que muchas personas no supieran cuáles son los síntomas de la cetoacidosis y por qué se presenta. Como no soy ni médico ni profesional sanitario, me voy a tomar la libertad de compartir un texto de un libro que todo aquél que vive con diabetes (tipo 1 o 2) debería leer si está en sus posibilidades. Este libro se llama “Think like a Pancreas” (Piense como un páncreas), escrito por Gary Scheiner, quien vive con diabetes tipo uno y es Educador Certificado en Diabetes.

“En la diabetes tipo 1 el sistema inmune de la persona destruye las células beta que producen insulina. Para el momento del diagnóstico, es muy probable que la persona tenga niveles muy elevados de glucosa en sangre y elevados niveles de cetonas (ácidos que se forman por el metabolismo excesivo de las grasas aunado con metabolismo insuficiente del azúcar). Los niveles de glucosa en sangre por encima de 180 mg/dl también pueden causar micciones en exceso, ya que los riñones pasan algo de glucosa a la orina. Básicamente, el azúcar alta hace que la persona orine muchas de las calorías que consume, en consecuencia se da la pérdida de peso. El orinar frecuentemente también hace que se tenga mucha sed, y como sin insulina su cuerpo no pude hacer que el azúcar llegue a las células, sus niveles de energía serán bastante bajos y tendrá hambre constantemente.

La cetoacidosis diabética es una condición en la que la sangre se torna excesivamente ácida como resultado de la deshidratación y la producción en exceso de cetonas (ácido). Cuando los fluidos corporales se tornan ácidos, algunos de los sistemas del cuerpo dejan de funcionar correctamente. Esta es una condición bastante seria que hará que enferme gravemente y podría matarlo. La principal causa de Cetoacidosis Diabética (CAD) en la falta de insulina.

La mayoría de las células del cuerpo queman principalmente glucosa para obtener energía. Muchas células también queman grasa, pero en cantidades mucho más pequeñas. La glucosa es una forma limpia de energía; sin embargo la grasa es una fuente “sucia” de energía. Cuando se quema grasa, las células producen un producto de desecho llamado “cetonas”. Las cetonas son moléculas ácidas que pueden contaminar el torrente sanguíneo y afectar el delicado pH del cuerpo si se produce en grandes cantidades. Por suerte, no tendemos a quemar grandes cantidades de grasa a la vez, y las cetonas que se producen pueden ser descomponerse durante el proceso del metabolismo de la glucosa.

¿Qué pasaría si el cuerpo no produjera insulina? Ante la ausencia absoluta de la insulina muchas cosas malas pueden pasar. Sin insulina la glucosa no puede entrar a las células, como resultado, las células comienzan a quemar grandes cantidades de grasa para obtener energía. Aunque algunas de las cetonas se pasarán eventualmente a la orina, el cuerpo no tiene la capacidad para eliminar suficiente cantidad para restablecer un equilibrio saludable del pH sanguíneo. La deshidratación complica aún más el problema. Sin suficiente insulina para inhibir la secreción de glucosa en el hígado, se liberan grandes cantidades de glucosa al torrente sanguíneo. Dado que los niveles altos de azúcar causa micciones excesivas, se presenta la deshidratación. Sin el metabolismo de la glucosa que ayude a descomponer las cetonas y sin grandes cantidades de fluidos para neutralizarlas, el torrente sangíneo y los tejidos del cuerpo se tornan muy ácidos. Este es un estado de cetoacidosis.

Causas de la cetoacidosis.

  • Enfermedades, infecciones y deshidratación pueden generar grandes cantidades de hormonas de estrés que contrarregulan la insulina. En otras palabras, en periodos de enfermedad, se puede tener insulina en el cuerpo, pero es casi que inútil, ya que las hormonas del estrés bloquean su acción
  • Falta de Carbohidratos. La falta de hidratos de carbono en la dieta también puede puede inducir la producción de cetonas. Durante períodos de ayuno prolongado, o ingesta restringida de carbohidratos, las células del cuerpo buscan fuentes alternativas de energía, es decir, grasa y proteína. Con el metabolismo de las grasas aumentado, y el metabolismo de los carbohidratos limitado, la producción de cetonas puede exceder la habilidad del cuerpo de eliminarlas.
  • Insulina dañada. Usar insulina dañada puede causar niveles elevados de glucosa en sangre y producción de cetonas. La insulina que ha sido congelada o expuesta a calor extremo puede descomponerse de modo que sus moléculas no funcionen.
  • Pobre o mala absorción. Una pobre o mala absorción en el sitio de la inyección o del sitio de infusión de la bomba de insulina puede causar una deficiencia de insulina. Recuerde, una vez que la insulina se inyecta o “infusionada” bajo la piel, debe absorberse al torrente sanguíneo para que surta efecto. Si la insulina acumula bajo la piel, podría nunca funcionar.
  • Omisión de inyecciones. Olvidar u omitir inyecciones son otra causa potencial de deficiencia de insulina. Olvidar ocasionalmente un bolo de comida, no causará una deficiencia de insulina, pero omitir la aplicación de la insulina basal o de bolos de comida repetidamente puede tener consecuencias graves.
  • Mal funcionamiento de la bomba de insulina. La terapia con bomba de insulina abre la puerta para la cetoacidosis en el evento de un problema con la infusión, absorción o acción de la insulina. Sin insulina de acción intermedia o de acción prolongada en el cuerpo, los usuarios dependen de la infusión de insulina basal en la forma de pequeños pulsos de insulina de acción rápida. Una interrupción en la infusión de insulina puede resultar en una subida brusca de la glucosa en sangre y la producción de cetonas puede comenzar tan pronto como a las tres horas después de la última infusión de insulina. Esto puede ser causado por cualquiera de las siguientes:
    • Oclusión del catéter de infusión.
    • Fugas donde el reservorio se conecta con la cánula.
    • Burbujas en el cánula.
    • Daño de la insulina en el reservorio de la bomba
    • Separación de la cánula/set de infusión de la piel
    • No conectar la cánula completamente en el sitio de infusión
    • Suspensión extendida de la bomba.
    • Desconexión extendida u olvidar reconectarse
    • Falta de absorción de insulina o filtración en el sitio de infusión.

Los síntomas de la cetoacidosis son los mismos o parecidos de aquellos presentados al momento del diagnóstico:

  • Micciones frecuentes
  • Mucha hambre y sed
  • Sueño
  • Debilidad
  • Vómitos
  • Dolores estomacales y/o musculares
  • Hiperventilación
  • Aliento afrutado

De presentar cetonas, el problema se puede reversar siguiendo tres pasos:

  1. Inyectarse insulina usando una jeringa o lapicero, utilizando su factor de corrección normal para determinar la dosis. Inyectarse en el músculo ayudará a bajar la glucosa en sangre más rápido y asegura que se absorba completa.
  2. Tomar toda el agua posible.
  3. Si es usuario de bomba de insulina, cambiar el reservorio y set de infusión, usando un vial nuevo de insulina.

No corregir el problema podría resultar en una cetoacidosis en tan solo unas pocas horas”.

¿Cómo se miden las cetonas? Hay dos formas: El glucómetro Optium de Laboratorios Abbott (no estoy haciendo publicidad) mide cetonas en sangre. Existen varias marcas de tiras para medir cetonas en orina y dependiendo del color que arroja la tira al sumergirse en la orina hay más o menos cetonas presentes.

Traducción libre realizada por mí de varios fragmentos del libro “Think Like a Pancreas” por Gary Scheiner.

Anuncios

Eduquemos a nuestros hijos para ser independientes

Hace unos años ya, escribí un post sobre si uno como padre sabría reconocer cuándo era el momento oportuno para soltar las riendas a su hijo para que vaya ocupándose de su condición. Ya hace cuatro años de ese escrito, pero recientemente he visto mucha actividad en las redes sobre la responsabilidad que tienen o pudieran tener los niños o adolescentes en el manejo de su condición.

La educación en diabetes es fundamental a la hora de esta toma de decisiones, pero del mismo modo pienso, y es mi opinión muy particular, que así como nuestros hijos tienen responsabilidades en casa que deben cumplir, del mismo modo ocurre con la diabetes. Claro está que todo depende de su edad y su nivel de madurez, pero nosotros como padres estamos en la obligación de criarlos para ser independientes, pues tarde o temprano nuestros hijos abrirán sus alas y echarán a volar. Si en casa tienen tareas asignadas que deben cumplir o habrá consecuencias, con la diabetes debería ocurrir lo mismo. Si tenemos un hijo adolescente, es su responsabilidad hacerse sus mediciones cuando corresponde y aplicarse del mismo modo el tratamiento. Si él o ella, por rebeldía o por algún motivo decide que no va a cumplir con su parte de la tarea, esto debe traer algún tipo de consecuencias, “suspensión de garantías” lo llamamos en mi casa. Ojo, no estoy diciendo que la carga de responsabilidad debería recaer únicamente sobre el adolescente; pienso que hasta cierta edad es una responsabilidad compartida entre los padres y el hijo o hija que vive con diabetes y que cada día hay que ir delegando mayores responsabilidades, siempre bajo nuestro ojo vigilante, para que ellos vayan manejando su condición y tomando decisiones que, a veces pudieran ser acertadas y a veces no, pero que sepan que nosotros estamos allí para echarles una mano.

Debemos ser coherentes con lo que predicamos. Si insistimos y repetimos a diario que la diabetes no es una limitante para el logro de los propósitos de nuestros hijos y la consecución de sus sueños y metas, puertas adentro (en casa) debemos hacer exactamente lo mismo: educarlos para que tengan las herramientas necesarias para tomar el control de su condición. Ser permisivos de vez en cuando está bien, pero ser permisivos todo el tiempo y permitir que nuestros hijos dependan únicamente de nosotros está muy, pero que muy mal. La vida es más corta de lo que creemos y puede cambiar drásticamente de un instante a otro. Hoy estamos y en un rato puede que no. Y si no imponemos reglas claras del juego mientras nuestros hijos estén bajo nuestro techo y les resolvamos todos sus problemas, lamentablemente estaremos criando a unos niños incapacitados y cuando salgan al mundo real y deban tomar decisiones con respecto a su salud y a su vida, estarán absolutamente perdidos.

La diabetes es una carrera de larga distancia y para llegar a la meta hay que tomar acciones tempranas. Eduquemos a nuestros hijos para que lleguen a la meta que se propongan.

#ALAD2016: Mis impresiones

En el marco del congreso de la Asociación Latinoamericana de Diabetes fuimos invitados (los blogueros) a participar en un taller de políticas públicas, pero ese es un post aparte. En este me enfocaré sobre mis impresiones con respecto al congreso.

ALAD es un congreso dirigido a profesionales de la salud especializados en el campo de la diabetes, así que experimentar en este mundo de primera mano fue muy grato. Mis impresiones son variadas y críticas por los diferentes escenarios vividos.

¿Y LA TECNOLOGÍA? En pleno año 2016, donde lo digital es lo que manda y lo que facilita la vida, el registro del congreso aún es manual. La mayoría  de los participantes que se registraron el sábado 5 no pudieron asistir a las ponencias tempranas pues este registro tomaba como mínimo de 45 minutos a una hora. Estoy segura de que si le dieran a las personas la opción de registrarse en línea, la mayoría de las personas habría elegido esta opción y para aquellos que no hubieran tenido la oportunidad o no hubieran querido hacerlo en línea, su tiempo de espera en fila habría sido muchísimo más corto.

Para quienes bloqueamos y nos manejamos en el mundo de las redes sociales, no existía un hashtag o etiqueta, como se acostumbra en estos tipos de eventos para que  aquellas personas que quisieran estar enteradas, supieran lo que pasaba en  ALAD y así fue que, en ese momento, se creó la etiqueta #ALAD2016. Es hora de abrazar la tecnología.

CON NOMBRE Y APELLIDO. Si bien es cierto que la mayoría de las personas afectadas por la diabetes a nivel mundial viven con diabetes tipo 2, también es cierto que quienes viven con diabetes tipo 1 quisieran que a la diabetes, en cualquiera de sus manifestaciones, se las nombrara con apellido: Tipo 1, Tipo 2, Gestacional, LADA, puesto que la forma de tratamiento para cada una es distinta. Muchas, la mayoría de las charlas están dirigidas a la diabetes tipo 2, quienes estábamos interesados en conocer avances y nuevos tratamientos para la diabetes tipo 1, en muchas ocasiones nos sentimos cuasi invisibles

ES HORA DE ACTUALIZARSE Y ROMPER CON ESOS VIEJOS PARADIGMAS. Conocer la historia de la diabetes y sus inicios es bueno para el acervo cultual de cada quien, pero pienso que quienes asistimos a este tipo de eventos queremos conocer de las innovaciones tecnológicas en el campo de la diabetes. Sí, la diabetes ha sido curada en ratones de laboratorios una infinidad de veces, pero pensar que la cura está a la vuelta de la esquina, es tener pensamientos de esperanza (no que ello sea malo). Pero mientras hay muchos investigadores buscando una cura, hay otra cantidad de genios trabajando en tecnologías que le hacen y harán la vida infinitamente sencilla a quienes viven con diabetes tipo 1. Y aquí voy a hacer un alto para referirme a un caso específico. En la ponencia de una doctora argentina se suscitó una controversia, pues esta doctora afirmó, entre otras cosas, que el uso de bombas de insulina y monitores continuos no mejoraba la HbA1c  o hemoglobina glucosilada, cuando quienes viven con diabetes tipo 1, o como es mi caso que soy madre de una joven con DMT1, sabemos (puedo dar fe de ello) que hay estudios que comprueban que estas herramientas son altamente efectivas en el tratamiento de la diabetes tipo 1 e inclusive la tipo 2. ¿En qué piensa la doctora cuando dice que uno no debe mandar a su hijo(a) al colegio con él glucómetro para que no se sienta como una diva o le hagan bullying? ¿Qué pasa si se presenta una híper o hipoglucemia estando en la escuela? ¿Hay que esperar que el niño llegue a la casa para tomar acciones correctivas? Y en el caso específico de una hipoglucemia, ¿qué pasa si la maestra no está en capacidad de detectarla, ¿pierde el conocimiento o peor aún le convulsiona en la escuela? Como madre les confieso que si esta doctora me hubiera recomendado esto cuando mi hija estaba en edad escolar, no regreso a esa consulta nunca más. ¿Por qué la doctora tilda de caprichosos a los padres cuando estos quieren averiguar sobre las nuevas formas de tratamientos y tecnologías? Permítame, estimada doctora, decirle que usted, como médico endocrino, está en la obligación de mantenerse al día y de brindarle a sus pacientes (personas que viven con diabetes tipo 1) toda la información actual para el momento, y nosotros como padres decidiremos si estamos en la capacidad de adquirirla para nuestros hijos o no.

Estas afirmaciones de la generaron un debate entre quienes estaban en la sala y que viven con diabetes tipo 1 o tienen un familiar que vive con esta condición, y así se lo hicimos saber. En otra ponencia esta misma doctora ante la pregunta de cuál es el ejercicio recomendado para una persona con tipo 1, recomendó que no debería hacer deportes individuales: tenis, piloto, arquero… Afortunadamente, el Dr. Jaime Davidson le recordó que hay pilotos se Formula 1, jugadores de baloncesto y béisbol que vivían con DMT1 y que esto no impedía la práctica de su deporte.  Una vez más, por qué limitar en lugar de empoderar a la persona.

Sigo sin entender cómo hay médicos que siguen pensado que la NPH es la panacea de las insulinas, cuando hay análogos que funcionan mucho mejor. Estas decisiones no pueden estar basadas sólo en una cuestión de costos. ¿Y el beneficio para el paciente? No es lo mismo inyectarse NPH dos o tres veces al día que una sola inyección de una insulina basal análoga. Supongo que esto tendrá que ver con la falta de adherencia al tratamiento cuando estos niños llegan a la adolescencia.

LO BUENO Y LO POSITIVO. Pero hubo cosas muy positivas. Hubo excelente ponencias sobre los beneficios del monitoreo continuo de glucosa y el uso de las bombas de insulina, y hacia dónde vamos en este campo. Qué refrescante ver a profesionales que hablan con propiedad y están a la par de las nuevas tecnologías para el tratamiento de la diabetes.

De igual modo, para quienes somos padres de adolescentes o jóvenes adultos con diabetes tipo 1, el tema de la transición de la adolescencia a la adultez, y lo importante que es que los adolescentes se sientan acompañados en esta transición, para que al estar por su cuenta y a cargo de su condición, puedan adherirse al tratamiento.

Y por último, los temas Diabetes e internet: cómo buscar y cómo filtrar la infinita cantidad de información que se encuentra en la red con respecto a la diabetes. Saber distinguir entre una estafa y entre información fidedigna. Y el tópico “El uso de las redes sociales para educar a la comunidad de pacientes con diabetes en Latinoamérica“por nuestra colega bloguera Mariana Gómez, en la que se trataron temas como la Salud 2.0, las comunidades en línea y los blogs.

¿QUE ME GUSTARÍA VER EN OTROS CONGRESOS? Debates entre pacientes y médicos. La retroalimentación de los primeros es primordial para saber si el tratamiento está funcionando. Hay que dejar de ser condescendiente con la persona que vive con diabetes o los padres de los niños diagnosticados en edades tempranas y quienes se convierten en sus páncreas y son quienes llevan las riendas de la condición hasta que ellos están listos para hacerlo. Quien vive con diabetes sabe que es un trabajo sin vacaciones los 365 días al año; nadie mejor que ellos para dar fe de lo que funciona y lo que no, de lo que les gusta y lo que no, y de cómo les gustaría ser tratados. Una persona empoderada sobre su condición puede ser su mejor aliado.

Hasta el próximo ALAD (si nos invitan 🙂

Primer Encuentro Latinoamericano Viviendo con Diabetes Tipo 1 en la Red

Participantes del Primer Encuentro Viviendo con Diabetes Tipo 1 en la Red

Participantes del Primer Encuentro Viviendo con Diabetes Tipo 1 en la Red

Estoy aquí sentada en el aeropuerto internacional Benito Juárez esperando el vuelo que me llevará de vuelta a casa vía Bogotá. Va a ser un largo día, así que voy a aprovechar para comenzar a contarles de mi experiencia del Primer encuentro Latinoamericano “Viviendo con diabetes tipo 1 en la red”, encuentro que se hizo posible gracias a la insistencia y persistencia de Elena Sainz y Mariana Gómez Hoyos, y gracias al auspicio de Medtronic Latinoamérica que las escuchó.

Nos dimos cita en Ciudad de México 10 blogueros de distintas ciudades desde Miami hasta Bariloche, los días 28 y 29 de marzo. Mi día comenzó el 28 a las 2:00 am, pues mi vuelo a Bogotá salía a las 6:15 y de ahí partiría a Ciudad de México, a donde llegaría a la 1:30 pm. Contrario a toda lógica, no logré dormir durante ninguno de los dos vuelos; la emoción y la expectativa me desbordaban. Finalmente podría conocer a esas personas con quienes había mantenido un contacto virtual, pero a quienes no conocía personalmente. Mila, con quien mantengo una estrecha relación; Marcelo, referencia obligada en la red en cuanto a la diabetes tipo 1 se refiere. Mariana y Elena (nuestras encantadoras anfitrionas), Claudia, Carolina, Uriel, Cathy y Marisol, algunos conocidos para mí y otros no tanto. ¿Se podría estar más emocionada? No lo creo.

Finalmente llegué al hotel pasadas las 2:30 y los otros que habían llegado antes que yo se habían ido de paseo. Al regresar me fueron a buscar a mi habitación; abrí la puerta y uno a uno fueron entrando y nos fuimos abrazando. De verdad no sé si alguien haya vivido una experiencia igual, pero esa sensación de “los conozco de toda la vida” y hacer click instantáneamente es verdaderamente indescriptible. ¡Gracias Dios por este regalo que me diste! En la noche fuimos a cenar y dado que el tiempo era corto y había mucho que hacer, comenzamos a trabajar durante la cena. Nos presentamos formalmente, se establecieron las reglas del juego y hablamos de nuestras expectativas. El sábado arrancamos temprano, y luego de desayunar nos fuimos a la sala donde nos íbamos a reunir.

Comenzamos con la presentación del hashtag o etiqueta #diabetesLA, la cual usaríamos con afán durante todo el día. La presentación de César Palerm, científico principal del grupo de ingeniería de sistemas de Medtronic Diabetes “El camino hacia el páncreas artificial: pasado, presente y futuro” fue por demás interesante y esperanzadora. Si bien la diabetes hasta ahora no tiene cura, me llena de alegría y esperanza saber que hay un grupo de genios trabajando en ofrecerle al paciente con diabetes las mejores alternativas posibles para lograr una excelente calidad de vida. Finalmente llegar al Lazo Cerrado y el manejo predictivo de hipoglucemias, es algo que definitivamente será una gran avance en el manejo y control de la diabetes. Luego, en la presentación de Juan Valencia, economista de salud, Medtronic Latinoamérica, “Evaluación Económica de la Bomba de Insulina” escuchamos la experiencia de Colombia en estudios de costo/beneficio en la terapia con bomba de insulina + sensor; cómo se aumenta la esperanza de vida en pacientes con buen control glicémico y la reducción efectiva de complicaciones relacionadas con la diabetes tipo 1.

Finalmente le llegó el turno a los blogueros. Claudia Longo, de Bariloche, Argentina, nos contó sobre como una foto en Facebook se volvió viral y unió a padres y madres en toda Argentina y lograron el cambio de la Ley de derechos al paciente con diabetes. Esto nos muestra el poder que tienen las redes sociales. En la unión está la fuerza, y sí se puede. Mila Ferrer, puertorriqueña radicada en Miami, nos habló del porqué de su blog “Jaime, mi dulce guerrero”, cuáles son motivos que la impulsan a luchar por una mejor educación para el paciente con diabetes tipo 1; ella al igual que yo tiene un hijo que vive con diabetes tipo 1, y si bien es cierto que no pudimos hacer nada por evitarle esto a nuestros hijos, también es cierto que estamos convencidas de que la información es poder y un paciente educado es un paciente con mejor control y calidad de vida.

Marcelo González  nos habló de su experiencia de vida “12 años enredado y 28 muy dulce”, de cómo un diagnóstico a los 18 años truncó sus sueños durante 5 días, de cómo se sentía el único ser sobre la tierra que tenía diabetes y de cómo tomó el control de su vida y su condición para convertirse en “advocate” (qué palabra tan difícil de traducir) y ser referencia en las redes sobre la diabetes T1 en nuestro idioma.

Comenzaron los talleres y Elena y Mariana presentaron los retos de vivir con diabetes tipo 1 en América Latina; las necesidades, los retos y las oportunidades planteadas por las redes sociales. También nos hablaron  sobre la construcción de una comunidad de “ePacientes”, líderes de opinión sobre la diabetes en América Latina.

La cosa se puso buena con el taller  “Querida industria”. ¿Qué le pedimos como pacientes a la industria? Y es que pesar de venir de países distintos y tener realidades distintas, el factor común fue la comunicación, que reconozcan que somos útiles como ponentes, queremos mejor comunicación con los pacientes, buena capacitación, amabilidad, empatía…

La clausura estuvo a cargo de Lynda Pike, Directora de Comunicaciones y Relaciones Públicas de Medtronic Latinoamérica, quien nos leyó extractos de una hermosa carta a la que pueden acceder haciendo click aquí.

Llegó la hora de las despedidas y aunque sentí un poco de congoja en mi corazón pues teníamos que partir a nuestros países de origen, sentía una gran alegría y gratitud por haber tenido la oportunidad de conocer y compartir con este extraordinario grupo de personas a las que estoy unida por nuestro denominador común: la diabetes tipo 1.

No quiero terminar esta entrada sin una vez más agradecerle a Elena y Mariana por ser tan insistentes y persistentes y lograr la realización de este primer encuentro (porque espero que sean muchos más), así como a Lynda Pike y Alejandro Potes por escucharlas y darle forma al mismo.

Pueden acceder al resumen de este Primer Encuentro Latinoamericano viviendo con Diabetes Tipo 1 en la Red haciendo click en este enlace

Frases para recordar

“Gracias a @MDTLatAm por mostrarnos el lado humano y empático de la industria” – Mariana Gómez @dulcesitosmios.

“Sentí que era el único que tenía diabetes en el mundo” – Marcelo González @midiabetes.

“La diabetes es diabetes y no es perfecta” – Mila Ferrer @dulce_guerrero

“La diabetes no se quita usando la bomba de insulina, pero esta sí mejora la calidad de vida del paciente” Juan Valencia.

“El objetivo ideal es la completa normalización de la glucemia” – César Palerm @cpalerm

A %d blogueros les gusta esto: