Experiencias de una mamá con diabetes

Entradas etiquetadas como ‘salud’

Enlace

Consejos para jóvenes con diabetes

¿Tienes un adolescente con diabetes o conoces a alguno que sufra esta condición? Accede a este link para obtener consejos útiles en el manejo de la diabetes.

Cómpartela entre tus conocidos

Consejos para jóvenes con diabetes

 

 

Anuncios

Etiqueta de diabetes para padres.

 

Image

A estas alturas ya se deben haber dado cuenta de que tengo una adolescente con diabetes tipo 1.

Este panfleto del Behavioral Diabetes Institute ha dado, como quien dice, en el clavo y en él se reflejan muchas, en realidad, todas las cosas que a mi hija no le gusta que yo haga. Lo traduje y aquí lo comparto con ustedes

Lo que a tu hijo adolescente le gustaría que supieras

  • Deja de tratar de asustarme con las estadísticas de la diabetes.

Me has dicho millones de veces que muchos años de azúcar alta en la sangre me puede hacer daño. Entiendo que estás asustado y quieres lo mejor para mí, pero molestándome con respecto a las complicaciones sólo hace que me quiera desconectar. Si necesito motivación, tiene que ser algo que me importe en este momento y no a largo plazo. 

  • Cuando tenga el azúcar alta, no asumas que hice algo estúpido (aunque quizá lo haya hecho)

Quizá sea difícil de creer, pero a veces en realidad no es mi culpa. El azúcar en la sangre a veces puede enloquecer aun cuando lo esté haciendo todo bien. En lugar de fastidiarme con respecto a por qué está alta (que quizá no tenga una razón), o qué fue lo que quizá hice mal, vamos a descifrar qué hacer ahora. 

  • Por favor, reconoce cuando esté haciendo algo bien, no sólo cuando hice algo mal.

Quizá no te des cuenta, pero ocuparse de la diabetes es mucho trabajo y duro. ¡Y no es divertido! Quizá no soy perfecto, pero hay muchas cosas que estoy haciendo bien a diario sólo para mantenerme con vida. Una palmadita en la espalda por un trabajo bien hecho sería maravilloso. 

  • No estés encima de mí constantemente sobre la diabetes, pero tampoco me dejes completamente solo.

Sé que este es un equilibrio difícil. No quiero que me molestes constantemente con lo que debería estar haciendo. Necesito manejar la diabetes más por mi cuenta. Aún así, aunque deteste admitirlo, me alegra saber que “estás detrás de mí”. Descifremos cuándo puedes confiar en mí para que haga cosas por mi cuenta y en cuáles aún necesito que te involucres. 

  • Haz el esfuerzo por entender la diabetes desde mi punto de vista.

Si no tienes diabetes, no hay forma posible de que entiendas por lo que estoy pasando. La realidad es que la diabetes es injusta, inconveniente, da mucho trabajo y apesta. No hay necesidad de que me animes o me digas que pudiera ser peor. No tienes que arreglarlo; en lugar de eso, simplemente escúchame cuando necesite descargarme o quejarme. 

  • No le digas a todo el mundo lo de mi diabetes, especialmente acabándolos de conocer.

¿Tienes idea de lo vergonzoso que es esto? Sé que tienes buenas intenciones, pero mi meta no es resaltar. No todo el mundo tiene que saber. Dame una oportunidad de decirle a la gente sobre mi diabetes cuando esté listo para hacerlo. 

  • Reconoce que nunca voy a ser perfecto en el cuidado de mi diabetes, sin importar cuánto tú lo desees.

Sé que te pones nervioso cuando ves una lectura de azúcar alta o notas que no hice la mejor elección de alimentos, pero seamos sinceros: nadie puede manejar la diabetes perfectamente. Haré mi mejor esfuerzo (y sí, quizá necesito esforzarme más), pero también quiero tener una vida. 

  • No limites mis actividades basándote en mi diabetes.

Si lo haces, la gente podría percibirme como frágil, enfermo o pensar que me pasa algo malo. Puedo hacer lo que aquellos sin diabetes pueden hacer, aunque pueda requerir resolver los problemas de forma creativa. Practicar deportes, ir a pijamadas, viajar e ir a fiestas son todas cosas que se pueden hacer de forma segura. Apóyame en buscar una manera de que sea posible. 

  • No seas el policía de los alimentos.

Sí, elijo opciones que no te gustan (y algunas veces no son las más listas), pero tratar de controlar lo que como no va a ayudar; en lugar de eso, haré lo posible por evitarte cuando coma. Recuerda que el buen control de la diabetes se puede lograr aún cuando no coma cosas saludables todo el tiempo.

 Una nota especial a los padres:

Ser padre de un adolescente con diabetes puede ser un trabajo difícil y frustrante. Debes recorrer un camino difícil entre cuidar bien de tu adolescente mientras alientas su independencia. 

Esperamos que esta tarjeta te dé a ti y a tu adolescente algunas ideas nuevas sobre cómo sobrevivir la diabetes juntos. No hay necesidad de seguir todos estos tips de etiqueta, y date una palmadita en la espalda si estás siguiendo alguno de ellos. 

Que este sea el comienzo de una conversación, un nuevo comienzo para ti y para tu adolescente.

Fuente: Behavioral Diabetes Institute

Imagen

El compartimento de la mantequilla

El compartimento de la mantequilla

¿Buscando insulina?

Ser un adolescente con diabetes. Información y consideraciones

Crecer siendo diabético puede ser muy difícil. Los adolescentes que padecen esta condición deben trabajar muy duro para vivir una vida normal.  Adicionalmente a aprender cómo cuidar de sí mismos y de su condición, los niños a veces tienen ineludibles cambios en sus niveles de glucosa al entrar en la adolescencia.

Las hormonas afectan los niveles de azúcar y hacen que sea de vital importancia el monitorear sus niveles en esta etapa del desarrollo. El primer ciclo menstrual de una mujer puede causar desastres en sus niveles de glucosa anteriormente controlados. Su glucosa sanguínea puede experimentar bruscas altas y bajas. Ellas deberían prestar atención extra a su glucosa cuando comience su ciclo.

Los adolescentes que están comenzando a conducir deberían ser particularmente cuidadosos. Siempre deberían ingerir una merienda para evitar hipoglucemias mientras están detrás del volante. Una baja de azúcar es peligrosa para los conductores. De hecho, es tan peligroso que muchos estados (en Estados Unidos) requieren que los conductores diabéticos firmen una declaración diciendo que comprenden los peligros de dicha condición y que harán lo que esté en sus manos para evitarla.

Los adolescentes deberían revisar su glucosa sanguínea antes de conducir, especialmente si harán un viaje largo. Deberían tener en el auto un monitor de glucosa y pastillas de glucosa de emergencia; de ese modo si se sienten hipoglucémicos, pueden detenerse y medir su glucosa. Si de hecho tienen una baja, pueden comerse una pastilla de glucosa para subir su azúcar sanguínea a niveles saludables. Estos hábitos mantendrán a los adolescentes con diabetes seguros tras el volante.

El alcohol siempre es un peligro para los adolescentes, pero lo es aún más para adolescentes con diabetes. Las bebidas alcohólicas pueden afectarlos rápidamente, causando una caída en sus niveles de azúcar. Las bebidas dulces también pueden causar subidas en su glucosa sanguínea. El problema es que cuando el adolescente con diabetes comienza a sentirse ebrio o con la cabeza ligera, pudieran culpar al alcohol y no a sus niveles de glucosa sanguínea. Los adolescentes siempre deberían evitar ingerir alcohol, especialmente si piensan conducir, y deberían tener una identificación médica con ellos en todo momento.

Fumar es otra causa de preocupación. Los padres deberían hablar con sus adolescentes con diabetes sobre los muy reales problemas de salud que acarrea el fumar. Los diabéticos ya tienen un alto riesgo de problemas renales y cardíacos. Fumar contrae los vasos sanguíneos que llevan glóbulos rojos y oxígeno al cerebro y otros órganos vitales. Esto aumenta aún más los riesgos en la salud de los adolescentes. Los padres deben explicarles que el fumar ahora puede causarles horribles complicaciones cuando sean mayores.

Cuando los adolescentes con diabetes comienzan a salir, los padres deberían enfatizar que sus novios o novias deben estar conscientes de su condición médica. Los padres deben enseñarles a sus hijos con diabetes a no sentir vergüenza de su condición. Sus novios(as)  y amigos deberían tener conocimiento para que no los presionen a ingerir bebidas azucaradas o comer postres.

Adicionalmente, ya que las salidas con los novios(as) pueden involucrar una medida de estrés que podría llevar a unas glucosas sanguíneas inestables, los adolescentes con diabetes deberían tener una provisión de tabletas de glucosa con ellos, junto a su identificación médica. Siempre ayudará que sus novios(as) puedan reconocer los síntomas de una subida o baja de azúcar.

Muchos niños que crecen con diabetes pueden llevar vidas relativamente normales. Sólo hace falta diligencia y unas pocas consideraciones especiales. Si usted es padre de un adolescente con diabetes, ayude a su hijo a sentirse seguro sobre su condición médica, y él podrá manejarla exitosamente a través de sus años de adolescencia y más allá.

 

Tomado de www.diabetes-facts.com

Traducción libre por Melissa Cipriani

 

A %d blogueros les gusta esto: